Iñigo-Martínez-Möller_3
Iñigo-Martínez-Möller_1
Iñigo-Martínez-Möller_2
Iñigo-Martínez-Möller_5
Iñigo-Martínez-Möller_4
Pulpito_1
Pulpito_2
Martes 17—Mayo

PULPITO.
IÑIGO MARTÍNEZ MÖLLER.

20.00h

Dibujitos

A Iñigo Martínez le gusta hacer cosas bellas; eso no facilita su encaje en el mundo del arte contemporáneo. Él prefiere hablar de sus obras como “dibujitos” o “pinturitas” y está más inspirado por el punto de cruz, las flores, las máscaras cingalesas, el estilo Luís XV y la alta gastronomía que por los artistas representados por Nogueras Blanchard. Los planteamientos posmodernos le despiertan tanto interés como aquellos que acercan el arte contemporáneo a la filosofía, pero reivindica lo bonito como principio legítimo y suficiente, hoy comúnmente despreciado.

Sus más recientes series de dibujos y pinturas parten de un principio de simetría imperfecta, el canon de belleza más clásico y conservador. Planas y sin puntos de fuga, sus composiciones son barrocas aunque no complejas, recurren al color con mesura, son tranquilas aún con elementos de tensión, se aprehenden rápidamente pero se prestan a la contemplación. Su mujer, psicóloga de profesión, las lee primero por sus connotaciones sexuales; dónde él ve jarrones, flores y rostros (todo a la vez en un mismo dibujo), ella ve vulvas y monolitos. Iñigo rehuye sin embargo pronunciar la tradicional declaración “la obra se presta a la interpretación del espectador”, insistiendo en que su única aspiración es contribuir con un grano de belleza a este mundo tan lleno de fealdad. Aunque también asume que el cinismo y la poesía emulsionan a menudo en sus pinceles y en sus lápices boicoteando su empeño, empujando a las formas a los confines de lo gracioso.

Iñigo Martínez es gestor cultural autodidacta, arquitecto truncado, diseñador gráfico a tiempo parcial y, desde ahora oficialmente, dibujante ocasional. Estudió arquitectura y trabajó para varios estudios, aunque pronto le tentaron más el diseño web en la época del HTML 1.0 y de los primeros gifs animados, los flyers autoeditados, la organización de fiestas arty y el glamour del pop y de las tendencias de los 90’s. Trabajó en la promotora de conciertos Iguapop (hoy Live Nation) y sentó las bases de Iguapop Gallery, que dirigió hasta 2010. Desde entonces, a través de su marca Portmanteau Productions, ha comisariado exposiciones como freelance para clientes de perfiles muy diversos (la UNESCO, el festival dcode, Meeatings23) tanto como para producciones propias. Ejerce en el terreno de la representación artística y de la producción de eventos culturales, colabora con galerías, artistas y gestores culturales internacionalmente. El diseño museográfico le ha llevado recientemente también a retomar sus conocimientos de arquitectura aplicándolos al terreno del interiorismo.

Actualmente vive en París, pero la huella de carbono de sus desplazamientos es larga y profunda. Esta será la primera vez que muestra sus dibujos al público.

 

www.port-prod.com